sábado, 16 de abril de 2022

Las migas

 




Miro las redes.

Las cosas no se dieron como las había imaginado.

Fui perdiendo.

Se fueron desgajando como un pan mal hecho.

Todo se hizo migas cayendo sobre una superficie que mi mano no alcanzaba.

No enmudecí, seguí cacareando.

Inútil.  





16-04-2022

Condición del otoño

 


Si la noche

si las cosas de la noche activaran un modo de no desgastarse en el silencio

la ira de esta lluvia dejaría menos muertos al costado de mi cama.

Si la insistencia

si los remolinos de mi insistencia activaran un modo de no armarse nuevamente cada vez

la ira de los monstruos no me desgarraría.

Si este otoño

si la humedad de este otoño dejara descansar por fin mi modo de andar en círculos

seguirá siendo en mí cada grito un manotazo

cada conflicto una guerra

y cada signo de mi estilo, una espada sin filo. 

Sigo, como en la escuela primaria, 

doblando las hojas del cuaderno en sus ángulos más inconvenientes.

Sigo desatando la ira de mi madre que, 

aunque muerta hace una veintena de años, 

me pega como el primer día desde la altura del adulto que no he destronado

todavía.  



14-03-2022











domingo, 3 de abril de 2022

Otro momento

Como un trueno / como un silencio,

tal vez como una fuerza imprecisa y arrastrando,

anuda y envuelve pasadofuturo hacia el vacío

 

y algunos quedamos inermes

¿a merced? y de qué.

 

Como un trueno aguzando su luz en espirales y huidas,

como cada mañana atando una trenza de fracasos minúsculos

-venidos de cualquier lugar o tiempo- tracciona,

araña para que no caiga o empuja para salir del embudo.

 

Como un trueno,

-anticipado apenas por cierto rastrillo a las pupilas-

nos gana en peso y hunde

o invita al abandono mortífero de la tormenta.

 

Ahora pienso que es un momento,

un “instante atroz” donde la parca seduce

y, bailada que pueda ser esa ola,

solo será poema,

palabras que le dan vida a lo que estaba condenándonos a morir.

 

 

 

Buenos Aires, 23-07-2021

miércoles, 16 de febrero de 2022

Fotos carnet de mi madre


 


Hablé mucho de mi madre en la sesión de hoy

-tengo un nudo en la garganta-

cosas de su universo

no estrellas

balancean/se y rondan donde comienzo o termino.

 

Descubrí dos fotos carnet donde se la ve

hermosa / triste / endurecida

tragando una reacción de furia que sería el signo,

la gramática de sus esfuerzos.

 

Mucho ella o de ella circula

sangra

me taladra el pan y cercena.

Mucho de ella o ella

me libera o surfea unos/míos vaivenes esponjosos.

 

Descubrí que tenía escondidas las dos fotos carnet

como lo que siento

como lo que se fue construyendo

como el cable que transmite una electricidad que solo sucede 

cuando quiero dormir.

 

Las fotos, escondidas,

puestas “boca abajo” en el despojador

¡vaya imagen!

¿Dónde te dejé cuando no pude dejarte?

Todavía no lo entiendo. 








jueves, 13 de enero de 2022

Unos ojos




Unos ojos

a David

 

De este cuerpo,

de la juventud de este cuerpo,

nacieron unos ojos que ven claro y vuelan.

 

Ellos tienen un lejano aire familiar que acepto

como homenaje a parte de un pasado que desconozco.

 

Esos ojos tienen una profundidad que me conmueve

y una sabiduría de la que me aprovecho cada vez que estoy perdida.  

 

Mi cuerpo casi no conserva nada de su juventud

pero esos ojos me hacen pensar que hizo un buen trabajo.

 















 

De las tías salvajes


 

a Laura terminando el 2021


En ese nudo que tanto te cuesta desatar 

está escondida una verdad que todavía te parece imposible. 


Imagino que, como a muchos de los que tuvimos que

lidiar con una madre que se escurre,

el cariño nos resulta confuso.


Pero desde el nido de los secretos familiares

y apoderándome de la mítica espada de las tías salvajes,

tengo para decir que esa madre que se te escapa y que parece abandonarte,


te amó fervorosamente.







viernes, 26 de noviembre de 2021

Vacío

‘El vacío del alma/Melancolía’ del artista plástico y escultor rumano Albert Gyorgy, creada en 2012.
 


muy instalado

-aún y a pesar de estar en sábado a la tarde-

el vacío

el no

la inconsistencia

me toman y a rienda suelta

hacen de mí un estanque envenenado

 

no hay palabras para la salida

no hay ventana para airear

solo los isquiones apelmazados

y un agobio

que enceguece

hace la danza del enamorado que extorsiona

y ata

 










martes, 16 de noviembre de 2021

Gramática de la vida

 



La ventana se abre al viento

es en mi barrio.

 

Una ola de lluvia se destraba y deja

tal vez por orfandad

un perfume que alucina.

 

Si la noche se impone

si nos deja a merced del verano

si las gatas apenas trinan sus presas

estamos en medio de la vida.

 

Y la vida viene sin adjetivos, o mejor,

sin predicado.
























lunes, 26 de julio de 2021

Encuentro con el espejo


 

En este parecerme a vos y en ser diferente.

En este encuentro con el espejo y en mi risa

diciendo

he aquí una Lidia actualizada en sus pechos caídos,

su ironía

y su desesperación por dar siempre un supuesto último bocado

que nunca será el último.

 

En este parecerme a vos

escapando de vos sucede el ir huyendo

-siempre huyendo- porque es mortífera la oscuridad,

como mortales son los pliegues desconocidos -que no logro acomodar 

para que sean habitables-

igual a la impudicia de ir hacia la nada con salvajismo.

 

En este parecerme a vos no hay mapa,

sigo perdida como el primer día y más hondo.

Sigo en la ajenidad de tu mirada o de tu rechazo.

Sigo sin conocerte, pero encontrándote en mis pozos.

 

Sigo escapando, -mi vida se hace con esa matriz-

y sus trochas no reciben locomotora alguna.

 

En este parecerme a vos calculo,

¿cuánto falta para que termine este combate?

A cuántos lugares deberé volver para encontrar esa respuesta

o tal vez

ahora pienso

la respuesta esté adelante.

 








jueves, 15 de julio de 2021

Otro insomnio

 



Y la noche no tiene un lujo más que mis gatas.

Busco el sueño o la ocupación

la productiva,

la magnífica actividad de los humanos que adoran el sol

y, en esa búsqueda,

me estrangulo en vulgaridades:

 

un locutor,

un adivinador,

alguien que dice las noticias me invaden o lo permito.

Paso a la acción, me abanico,

desde los tobillos y hasta las rodillas

un fuego del invierno arranca a costa de todo sueño o reparación

y en el nulísimo andar de las sábanas

la brevedad de mi cuello no logra sentirse acorde.

 

¿Dónde está mi voz?

¿dónde las palabras que elegía?

¿dónde el deseo de ser?

Algo quedó enterrado entre estas cinco paredes,

algo dejé morir o fue atacado por un batallón de ácaros.

 

¿Dónde podré poner a descansar mi malhumor?

¿Cuándo, por fin, tendré el cuero curtido y seré mansa?

¿Cómo haré para que el silencio no me abrace?

 

Tal vez esta noche pueda dormir o tal vez no.

Un nuevo esfuerzo inquerido se asienta y me desarma.

Soy arena, voy siendo nada.