viernes, 7 de enero de 2011

Se deviene cuerpo

...su cuerpo responde concienzudamente. Habrá que detenerse a escuchar y reubicarse.

Nada le gustaría más que entender este pasaje donde el infinito aparece acantilado / mostrando sus dientes.

De dónde le saldrá / saltamontes / para evitar el naufragio —esa vergüenza del morirse—
y él pueda, vela y todo, ser timonel / ola / de su estirpe, su mudanza.

Tal vez ya lo sepa y no pueda confesarlo / niebla / berrinche y nudo que se disolverán como el primer destete de su hijo, mansamente.

1 comentario:

  1. Impresionante. Así, como suena: adulonamente impresionante.

    ResponderEliminar