martes, 5 de septiembre de 2017

DÓNDE DEBERÍA ESTAR LA VOZ

Ahí donde el cuerpo se muere de sed.
Donde los árboles se fueron desnudando.
En el punto preciso de la mudez. En la ronda donde los malandras hablan su guerra. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En estas ciudades, en las casas apenas iluminadas. En la renguera.
Cerca de los nudos más negros de lo que buscamos.
Apuntando al centro del deseo o al encantamiento. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En el dorso de nuestras rodillas.
Al margen de la hoja de primer grado y en la hoja.
En el patio de la abuela. En la cárcel. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Ahí donde nos morimos de pesadumbre o de amor.
En esa tarde en que nos dejaron solas.
En la noche preparada para la soledad y sus ángeles. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En el lugar preciso del remordimiento y la apatía.
En los recovecos de las axilas.
En la más cerrada de las gargantas. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Rodeando las articulaciones artríticas.
Abrazando los corazones infartados.
Bailando dentro de las arterias taponadas. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En el perfume de los bebés. En los pechos.
En el padre de todos los errores y en los gansos.
En la jaula del león recientemente liberado o puesto a morir. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Sobre las teclas de la computadora y en el touch del teléfono.
En los comandos de la tablet y en el libro electrónico.
Sobre la rancia maledicencia del conductor de televisión y sobre los programas culturales. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Perforando el pasado. Urdiendo el presente.
Enredando los collares del coqueto.
Besando los impecables muslos trans. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Encadenada a los besos de las mujeres.
Bailando el frenesí de los miles de sexos.
Enlazándose con hombres que se aman. Con hijos que se aman. Con tíos que se aman. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Acariciando conciencias cis. Prologando encuentros amorosos.
Escribiendo las paredes de los edificios públicos.
Pintando de color rojo los labios de Eleonora. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Imaginando el futuro de tus sobrinos.
Recordando que alguna vez fuiste un caminante.
Oficiando de cura en una religión benefactora y permisiva. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Escuchando los maravillosos dientes de Ema o los ojos de su madre.
Arrabaleando las astucias del niño que sobrevive.
Merodeando alcoholes y desdichas. Adivinando horizontes. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Soplando sobre las pestañas del ser querido. Abrazando al hijo.
Insultando al ministro o al secretario de seguridad.
Desenrollando las máximas de los idiotas a cuerda. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En el entramado de tus labios.
Rodeando tu pubis. Perfumando tu saliva.
Acompañando el movimiento de tus caderas y el sonido de tu nombre. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Molestando al burgués. Olfateando al oligarca.
Desarmando los ideales del policía metropolitano.
Poniendo a desarmar gendarmerías y covachas. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En los prostíbulos monotributistas. En las farmacias.
En los laboratorios cannábicos y en los hospitales de infecciosas.
En las ópticas y en las ortopedias. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Mirando el garabato multicolor y multiforme del jardín de infantes.
En la suma de los primeros números. En los dedos de los chicos.
En el saludo arrancado a regañadientes del diariero. En el grito de la sirena. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Rodeando los tribunales. Mareando jueces de la nación.
Desactivando mafias enruladas y runflas traicioneras.
Comprendiendo las escaleras de caracol. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Donde los flequillos tocan levemente a las pestañas. En la verruga abandonada al cirujano.
Bajo las uñas de la enfermera. Entre los dedos del guante de latex. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En los talleres gráficos. En los trenes. Atravesando la ciudad en el colectivo 2.
En un bote por Paraná de las Palmas enfrentando la tormenta. Entre los juncos. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En la grilla del campeonato mundial de fútbol. Rondando los estadios.
Pidiendo pista en el cementerio o en la parrilla al paso.
Midiendo con ardor los vacíos del afecto. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Donde los adolescentes se encierran. Donde los adolescentes se aman.
Donde plantan sus banderas o sus cigarros.
Donde deciden hacer sonar una melodía o donde se callan. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

En el cuenco de la mano. Bajo las sillas del boliche a media luz.
Cruzando el tango con estilete de lágrima o de sonrisa. Abriendo la chacarera hasta brindarla en bandeja de plata. En la galera del mago. Allí debe instalarse la voz. Y si fuera posible, el canto.

Debe instalarse la voz, la voz como edificio.
Imbatible.
Como ajedrez del alma.
Como el barrio y como el universo.
Como la justicia por fin lograda.
La voz como cimiento, como nube y como espada.
La voz como carne y como vacío. Como merienda.
La voz que se echa a andar y que bebe de todas las aguas…

Y si fuera posible, también el canto.

lunes, 31 de julio de 2017

CASI SIN METÁFORAS

a David

Sus ojos ven y miran mejor que los míos.
Tiene un aire como de estar más allá
pero se hunde
en dudas que resuelve
con un salto de guirnalda por la casa.

Ha mejorado todo lo que recibió,
lo ha ilustrado de personas con voluntad de dar
y sonríe
con sus hombros y sus dientes
escalando, de la alegría, su moderación
y su locura.

Fue por caminos que yo no imaginaba,
abrió puertas que yo no sabía que existían;
me enseñó a no atacar a ciegas
y cortó, con precisión,
los restos de machismo que todavía navegaban en mi lenguaje.

Siempre temí por su futuro / hoy estoy tranquila
y juro que tal construcción la hizo él
con sus ladrillos.
Yo lo miro, me emociona;
algunas cosas que hace no las entiendo,
no conozco a fondo su trabajo pero él sonríe.
Eso me alcanza.

viernes, 9 de junio de 2017

El camino a casa

Con la muerte a mi favor y día a día, el invierno se construye.
Vengo de una estirpe sin nobleza.
De un país que no conozco y del que no se su nombre.
Tal vez mis abuelos supieran nombrarlo.
Entonces, las raíces se deshilachan.
De dónde vengo.
Con la muerte a mi favor me acerco a julio mirando series en continuado.
La sociedad me dice que hay dos modos de quererla y no lo logro.
Fui a la verdulería.
Encontré lo que buscaba en el supermercado chino y airada de lágrima se resbalaba la idea de un futuro precario.
El cordón de la vereda me anunciaba el final del recorrido.
No había carnaval en mi ceja.
No pude hacer mi dibujo con rimmel por debajo de los ojos.
No escondí mis ojeras.
Canté una llovizna que arrullaba al trapito de la cuadra y me mordí los labios.
El día estaba perdido.
El vaticinio se cumpliría si no me atrevía a cambiar el camino a casa.

jueves, 8 de junio de 2017

Hace frío

Algo canta con el resfrío de la tarde.
Hace frío.
Las redes sociales me hunden en la desesperación del mudo.
No hay árboles resistentes, todos han quedado si hojas.
Las ramas, desnudas, dicen que el barrio ha muerto de tanto buscar un futuro burgués.
Me anudo.
Se me viene encima la idea de una billetera que va a matarme de hambre y quedo sin cimientos.
Estoy siendo vulnerable.
Estoy quedando sin alrededores amistosos.
Mi cabeza se hunde en la desesperada Irene que no puede dar aliento.
En la niña Irene.
En la muñeca colgada del balcón en el recorrido del colectivo 7 hace un siglo.
La tarde de jueves disuelve los acuerdos. El Papa se me escapa entre los dedos.
La religión de mis socios me encabrita.
Hace frío. No es un gran frío. Es una embestida de la orfandad.
Es un lazo con la fobia, una ansiedad.
La terrible impresión de que no voy a poder salir airosa.

jueves, 1 de junio de 2017

Yo quería ver tus ojos

Yo quería ver tus ojos
convencerme. Quería ese mar en mis manos.
Quería todo lo que pudiera secarme la sed.
Quería abrazar el mundo con tus notas.
Quería los silencios.

Pero la hora no era la correcta.
El día ya era pasado. Un siglo –cosa de poca monta-
resultaba un universo infranqueable…
No prosperaría mi deseo.
Y como tantas cosas / tus ojos quedarían para un futuro informe.

lunes, 13 de febrero de 2017

Otro insomnio

Suplicio del insomnio
el cuello cargando con sus cuitas
la luz de artificio que rompe la cortina
y un nada será igual
que se repite todas las noches.
Es el espectáculo de mi cuerpo
que no puede replegarse y electriza.
Es la noche en guerra
abandonando sus juegos porque necesita continuar
no sé qué asunto que por el momento desconozco.